Propuestas para combatir la huelga

13:24 Chema Flores 4 Comments

Leo en el blog de Randy las 100 propuestas para saciar el aburrimiento debido a la huelga de guionistas que nos está dejando sin series.
En realidad yo no sufro por mi, sufro por el pobre Hiro, Locke, Stewie Griffin y compañía.
Es un poco largo (de hecho él lo ha publicado en dos veces) pero merece la pena.
(Por cierto, si alguna alma cándida sabe como se pone lo de 'leer más' se lo agradeceré bastante ;D)
1) Empieza todas esas cosas que tenías olvidadas, desde el juego de Futurama hasta ésas pelis que te compraste en DVD “para cuando tenga un tiempillo”. Ya lo tienes. Descubre en qué te gastaste tu primer sueldo y llora. Lo sé. Dos chalados y muchas curvas parecía mejor al ver el poster.

2)
Empieza a hacer macramé y haz que tu madre y tu abuela se sientan orgullosas de tí.

3)
Ten todo el sexo que puedas. Que puedas, he dicho, no que quieras. No hay tantas horas en el día entero.

4)
Escribe tu propia teleserie y entiende por qué necesitas urgentemente que acabe la huelga. Parece increíble, pero la fórmula “estos son seis amigos diferentes entre sí que se sientan en un bar a hablar” sólo funciona bien en Friends, cuando la haces tú se parece más a lo que entendemos por “ideal para echarse una siesta”.

5)
Dirige e interpreta la teleserie que has guionizado. ¡Un mundo de fantasía y de suicidio inminente te espera! ¡Descubre que no eras tan gracioso como creías!

6)
Intenta venderle la serie a un productor. ATENCION: Experiencia de alto riesgo. No prueben sin un profesional cerca que les asesore punto por punto. Si lo conseguís y yo no, os mataré.

7)
Conviértete en un emo de palo, un ser sin alma que desea que le peguen para poder sentir algo. Tranquilo, te pegarán de lo lindo y te dejarás de chorradas.

8)
Sal a la calle desnudo, asusta a un par de personas en la parada del autobús y cuando te pregunte la prensa, simplemente di que echas de menos ver Heroes. Tomad medidas de presión, guionistas. Oh, y espero que no te importe ver tus series favoritas desde el manicomio más próximo.

9)
Empieza a leer cómics de Marvel desde 1991. Pronto estarás tan harto de resurrecciones, muertes innecesarias, virus mutantes y superhéroes ridículos que lo último que querrás ver es algo con continuidad.

10)
Buscate un trabajo. Si tienes uno, despídete y busca uno. La oferta laboral en España es enorme, y todos los jefes son unos buenazos. Explícales que quieres trabajar sólo hasta que vuelvan tus series favoritas y seguro que lo entiende.

11)
Empieza a mirar series españolas. Eh, Gominolas no está tan mal (digais lo que digais, me encanta el estilo visual) y Hermanos y detectives tiene su punto. Id a lo hard. Pepa y Avelino. Echad en falta a los Petrelli a la voz de…¡¡ya!!

12)
Métete en el mundillo de la droga y comprende al fin lo que pasa por la mente de Lindelof al idear las tramas de Lost.

13)
Entra en todos los foros que puedas a discutir los mismos temas con perfectos desconocidos que te contestarán con onomatopeyas faltas de emoción o con sonoros “Enséñame las tetas”. Siéntete Enjuto Mojamuto por un día.

14)
Create un blog donde quejarte de la huelga y contar las miserias de tu vida personal. No te olvides de prometer que no pondrás nunca videos de Youtube para rellenar, y de incumplirlo una semana después. Está en el Manual del buen bloguero, capítulo 4, párrafo 5.

15)
Echate novia, vete a vivir con ella, compraos un perro, sed felices, enfadaros, vete a vivir con el perro, enfádate con él, pregúntate por qué tu vida es tan triste, vuelve con tu novia, casaros, tened hijos y muchas responsabilidades, sube como la espuma en tu trabajo, entierra al perro, vuelve tarde de la oficina cada noche, búscate una amante más joven que sólo te quiera por tu posición social, espera que tu mujer se de cuenta de las marcas de pintalabios y el olor a prefume de zorrón y te deje, centra tu vida en poder ver a tus hijos una vez a la semana, muere sólo y sin amigos. Seguro que lo de las series ya no te importa tanto.

16)
Aprende a cocinar. Sí, amigo. “Echar patatas en un bol” todavía no se considera como “cocina”. Aunque todo es proponérselo al Ferrán Adriá.

17)
Cómprate tres o cuatro ejemplares de El jueves cada semana y compáralos para ver si tienen erratas o diferencias los unos de los otros. Escribe quejándote airadamente y espera a salir publicado en el En familia.

18)
Dibuja monigotes de palo y dí que son los nuevos personajes de tu obra maestra, destinada a desbancar a Watchmen en el corazón de los fans. BONUS: Dilo en mitad de una conferencia en un salón del cómic entre gestos airados y gritos.

19)
Déjate perilla, cómprate una gorra francesa y aprende a tocar los bongos. A los bohemios beatnick no les importan las series, sólo la confluencia correcta del universo y cobrar cada mes para poder comprarse más bongos.

20)
Monta un grupo de música y empieza a ampliar horizontes musicales. ¿Alguna vez habías pensado en lo bien que suena “música electroétnica con apuntes de reggae y jazz”? ¡Temblad, Andy y Lucas!

21)
Mira las series americanas dobladas al castellano y quéjate de su apestoso doblaje. No olvides usar palabras como “idioma original” y “superficialidad de los personajes por el tono usado” para convertir en creíbles en tus opiniones.

22)
Haz un corto y contrata para ello a veinte iluminadores. Tú dedícate a guionizar, hacer el storyboard, controlar el sonido, los actores, dirigir y traer el refrigerio. Cuando veas que, pese a todo, la iluminación está mal, quéjate y sé relegado de tu cargo por prepotente.

23)
Unete a la huelga y dile a tu jefe que ya no trabajas más. Si eres estudiante, a tu director. Seguro que entienden tu situación perfectamente y te dan lo mismo que tienen los guionistas ahora: Una pancarta y un bocata de jamón hecho por mamá.

24)
Empieza a juntar sustancias químicas extrañas sin saber nada de química y después dúchate con ellas, a ver qué pasa. Puede que te transformes en un superhéroe con increíbles poderes, pero tambien puede que mueras. Tú eliges.

25)
Inicia apasionantes conversaciones con tus amigos sobre un reportaje que leíste: “El imperio Qwaztolteca: Dos años de aburrimiento”. Replanteate tus amistades.

26)
Consigue que un avión en el que vas se estrelle en una isla desierta. Lo más probable es que acabes con graves contusiones cerebrales, sí, pero ¿y si acabas en un lugar milagroso donde un grupo que lleva desde hace mucho más que tú allí quiere matarte? ¿Eh? ¿Eh?

27)
Aficiónate a series antiguas e intenta que tus amigos se aficionen también. A todo el mundo le interesa ver MASH y Luz de luna hoy en día.

28)
Siéntate a mirar las obras durante horas y critica que han puesto poca argamasa. Si los señores de más de sesenta años le encuentran diversión, será por algo. O no.

29)
Empieza a salir por discotecas y a conocer a la Jenny, al Rober y al Rulas. Corre despavorido a protegerte con la pantalla de tu portátil mientras te pegan una paliza. ¡Con un poco de suerte, usarán tu portátil para subirlo a Youtube! ¡Viva!

30)
Intenta convertirte en un ser misterioso con gabardina que vive en las sombras y la oscuridad. No tengo muy claro para qué te puede servir, pero ligar ligas seguro.

31)
Monta las fiestas de tu pueblo y olvídate de series y tonterías. No te olvides de poner vaquillas, orquestas rancias y un puesto de churros que cada año consigue que sepan más a aceite que a azúcar. ¡Éxito asegurado!

32)
Olvida tus penas en alcohol. Cuando el camarero te pregunte por qué lloras, simplemente contesta “Por Kate y Sawyer”. Lo mismo cree que es tu ex novia y brinda contigo. ¡Felicidades, has hecho un nuevo amigo!

33)
Coge alguna extraña enfermedad guatemalteca a posta, para contárselo a tus amigos y padres, y que te traten de forma excepcional en el hospital. Si ves que empiezan a traerte coronas de flores y tu abuela llora, quizá no haya sido tan buena idea.

34)
Intenta armar un rompecabezas de ocho mil quinientas piezas, de esos que son todo cielo por arriba y todo suelo verde por abajo. Después de meses y meses, date cuenta de que tienes una videoconsola y olvida las dos piezas que conseguiste unir por tener algo de ocio pasajero.

35)
Lee. Eh, ésta va en serio, tengo Canción de hielo y fuego abandonadísimo, y mira que me estaba gustando. Estúpidos cómics, estúpidas series, habeis arruinado mi vida. … Ey, mira, ha salido el último South park.

36)
Juega a fútbol. Sí, ese deporte que no te gusta quizá de pronto se convierta en el adalid de tus sueños. Cuando el balón te de en la cara y te la deje hecha un cristo, piensa seriamente en el ping-pong.

37)
Échate novia (sí, otra vez). Qué, no puede ser tan difícil, digo yo. Somos jóvenes y guapos y eso. Sois. Alguien lo será, digo yo.

38)
Mira tus quinientas tarrinas llenas de DVDs con películas, cortos y series. ¿Cómo puede ser que realmente no te apetezca ver NINGUNA de esas cosas? ¿Por qué te las descargaste, de hecho? ¿Por gastar ancho de banda?

39)
Viaja mucho, conoce gente en el tren, deja que te robe, duerme mal, ten anécdotas que contar. Ríete de aquel drogadizo que casi te ataca con una jeringuilla cuando dormías cerca de él en las literas de un tren Madrid-Bilbao.

40)
Aprende a jugar al poker, sólo para decir ésas frases tan absolutamente geniales de las películas. “Escalera de color”. Oh, sí. Sólo con decir éso con conocimiento de causa, ganas 50 puntos de awesomidad.

41)
Enseña a tu perro a andar a dos patas llevando una bandeja con nitroglicerina y materiales tóxicos con la cabeza mientras hace malabares y ladra “En la granja de Pepito, ia, ia, o”.

42)
Graba a tu perro llevando una bandeja con nitroglicerina y materiales tóxicos con la cabeza mientras hace malabares y ladra “En la granja de Pepito, ia, ia, o”, súbelo a Youtube y conviértete en el nuevo héroe de la aburridísima adolescencia española.

43)
Mándate mensajes de móvil a tí mismo sólo para escuchar la melodía de Lost que pusiste en un momento de aburrimiento y nunca te acuerdas de quitar. Siéntete patético por acercarte al oído el móvil nostálgicamente y por gastarte saldo en escribirte a tí mismo. Si además te pones mensajes coherentes como “Hola”, mejor sal a la calle a pasear un rato.

44)
Escribe una lista de las cosas malas que has hecho en ésta vida y empieza a solucionarlas una por una. Supuestamente el karma te lo agradecerá tanto que hará que tus series favoritas vuelvan. También es posible que no pase y hayas hecho el bien a cambio de nada. ¡¡Maldita sea!!

45)
¿Has apostado alguna vez en la quiniela hípica? ¡Nadie lo hace! ¿Quién te ha dicho que no hay un filón de dinero dispuesto a ser ganado por ti y reinvertido en Amazon? ¿Quién te ha dicho que no puedes perder todo tu dinero por especular a lo tonto? ¡¡Un mundo te espera ahí fuera!!

46)
Ponte un embudo en la cabeza, fórralo con papel albal y ve casa por casa asegurando que un extraterrestre llamado Zylex ha invadido tu casa y te pide potasio para sobrevivir. ¿Quién necesita series teniendo una sala totalmente acolchada y blanquita sólo para tí?

47)
Convence a alguien (tu jefe, el director del instituto, el presidente de la escalera, tu perro estrella de Youtube) para hacer un baile de fin de curso en el que sea obligatorio ir con pareja. Pídeselo a todas las chicas que veas por el camino, y finalmente quédate con la que tiene más belleza interior y, aunque no lo parece a simple vista, también exterior. Si las películas americanas no nos han mentido durante años, ésto pasa muy a menudo.

48)
Monta un épico musical en el que Ted Mosby se encuentre con John Locke en la cárcel Scofield mientras Buffy asesina morlocks. Prepárate para la demanda y diviértete jugando a ser Phoenix Wright pero perdiendo dinero (y casos, probablemente).

49)
Métete en un convento. A los monjes sólo les gustaba ver Hermanas y La monja voladora, estarás a salvo del vicio. Eso sí, si alguien empieza a hablarte de una monja que asolaba a los estudiantes por las noches y cuyos diálogos parecían sacados de una peli mala de Jaume Balagueró, un consejo: Huye. Balagueró no puede ser bueno.

50)
Métete al cine todos los días para calmar tu mono de series. Seguro que encuentras consuelo en Saw IX: Qué pasó antes de la parte 6, el remake de Los pájaros, la nueva versión de tu a Boston y yo a California titulada Tu a New Jersey y yo a Manhattan, una peli de las Olsen, una superproducción histórica española con Peris-Mencheta (lo que invalida cualquier película inmediatamente) o la película destinada a desbancar a Narnia en el corazón de los tontifabulosos: El mapa plateado, una estupenda película de aventuras basada en un famoso libro que hasta ayer no era famoso. ¡¡No puedes perdértelo!!

51)
Una casa llena de hippies que insisten en no ducharse siempre es divertido. ¿Hasta cuando serás capaz de aguantar tu propio olor personal? BONUS: ¡Consigue que tus padres te pidan que vuelvas a casa y te quedes hasta los treintaytantos!

52)
Pasa las noches enteras surfeando en Internet buscando contraseñas para páginas de tetas de pago. Cuando las encuentres y consigas entrar, decepciónate a tí mismo dándote cuenta que es lo mismo que ya tenías antes, videos cortos de treinta segundos tirando a cutres y aburridillos.

53)
Hazte cosplays a todas horas para futuros salones del cómic. Con una bolsa de basura y un poco de cartón, podrás hacerte una máscara de Batman la mar de cuca, y las espadas gigantes de gomaespuma siempre son divertidas de hacer. Cuando tengas el armario lleno de cosplays inservibles y los tires a la basura, replanteate por qué haces estas cosas exactamente.

54)
Duerme, que seguro que tienes sueño atrasado. Oh, venga, todos tenemos sueño atrasado. Si te has dormido encima del teclado alguna vez en los últimos diez días, considérate bienvenido al club.

55)
Piensa en un concurso novedoso, innovador, rompedor, original y divertido, algo que no se ha hecho hasta ahora en televisión. Enséñaselo a alguna productora y, cuando lo rechacen entre carcajadas, mira la tele (ese aparato cuadrado con pantalla que no es el ordenador) para comprobar que el nivel de cultura medio de éste país pasa por abrir cajas con números durante una hora.

56)
Aprende a tocar la guitarra (la de cuerdas, no la de cinco botones de colores) y componle una canción a tu novia, tu amante, tu madre, tu hermana o tu gato. Si no se descojona de ti al empezar, ten cuidado: Alex Ubago empezó igual y mírale ahora, que no hay quien se acerque a él por pesao deprimente.

57)
Vete a vivir a un país extranjero y mira House en alemán. Con un poco de suerte te parecerá una serie completamente nueva y calmarás el mono. Si no, oye, ¿sabes lo rica que está la cerveza alemana?

58)
Vacila un rato a los pintores callejeros, ponles retos. No te engañes por sus caras de odio visceral: En el fondo les encanta que les hagan caso. Si te hacen tragar la pintura en un ataque de mala leche, no les gustaba tanto.

59)
Siembra el caos en los salones del cómic. Pídele un Bok a Monteys, un narizón a JMV y un Spiderman con tetas a ROB! Después cuélgalo todo de tu habitación en un extraño museo del horror que enseñar a tía Gertrudis,

60)
Empieza el fanzine “Vidas desocupadas”,con colaboraciones de JMV, Kat, UPL, Efedito y FuM (un fanzine sin alguno de ellos no es un fanzine, es rollo de water). Número uno y último, con suerte para todos tus amigos que han tenido que comprarlo y hacer que se reían. Je je, Mistetas dice, qué cachondo.

61)
Intenta convencer a todo el mundo de que tienes que encontrar a Mohinder Suresh debido a tus recientes superpoderes que consisten en no tener legañas al despertar. A ver qué pasa. Si terminas conociendo a Hiro, dile hola de mi parte y que molaba más cuando no estaba en el Japón antiguo y simplemente era un entrañable geek.

62)
Haz una carrera nueva sólo para divertirte, de éstas que conocen cuatro. ¿Nunca te ha apetecido hacer microingeniería biónica? ¿Tú sabes lo que tiene que lucir eso un sábado por la noche (“¿Qué estudias?”-“Microingeniería biónica”-“Hazme tuya”)? Ahora, piensa si te compensan las horas de estudio haciendo algo tan aburrido que quieras suicidarte entre clase y clase. Con amor hacia los microingenieros biónicos.

63)
Empieza un blog donde contar cómo te sientes a cada minuto que pasa. Si no recibes ningún comentario en tu quincuagésima entrada del día pidiendo que vuelva The office, es que el mundo está en tu contra claramente.

64)
Escribe uno de esos libros llamados “100 maneras de hacer cosas” (100 maneras de sacar al perro, 100 maneras de enamorar a alguien, 100 maneras de escribir tu nombre en la nieve) y arrepiéntete en la 64

65)
¿Has probado alguna religión alternativa? Los trekkies, los jedis, los mormones y la espaguetiana te abren sus brazos de par en par. ¿Tanto te cuesta aceptar como nuevo dios a un espagueti volador? ¡¡No me seas tiquismiquis!!

66)
Escribe historias chungas de amor para adolescentes. No te olvides de incluir incomprensión paterna, amor infinito hasta el fin de los tiempos y metáforas chungas con el esquema “Su [algo] era como [algo] que [verbo] con mi [algo que suene inteligente]” (“Su pasión era un río de hidromiel que se daba de bruces con mi inexorable rectitud”). De nada.

67)
Si hace mucho que no has ido a una tienda de gominolas (¿hay gente que ve series sin comer Happydent?), empieza a pasarte y descubre su gran variedad de novedades: Los melones con (poco) pica-pica dentro, los ladrillos horrorosos, las cosas rojas que no se sabe muy bien que intentan ser y están ricos a no ser que se te queden en un empaste…¡Un mundo de grasas y futuros infartos a cinco céntimos la unidad!

68)
Intenta pasarte esos videojuegos que prometiste que jamás te pasarías. La aventura conversacional de Hello Kitty te espera junto a la aventura gráfica de Hannah Montana (la semana que viene os hablaré de ella con profundidad). Echa de menos más que nunca a Locke y los suyos.

69)
El chiste es tan obvio que ni siquiera hoy lo publicaré. Tetas.

70)
¡Eh! ¿En qué episodio de Naruto te quedaste? ¡Es la gran oportunidad para que se vuelva a poner de moda! ¡Disfruta viendo a tres ninjas persiguiendo a otro durante episodios y episodios sin que la trama avance lo más mínimo y bajo ningún pretexto! ¡Trágate el relleno enterito! ¡No te pierdas las pelis! ¡Puedes vomitar en este cubo! ¡Hablar entre exclamaciones siempre es divertido!

71)
Realiza tareas divertidas con tu pareja católicamente aprobadas por la iglesia de tu barrio, como orar juntos, hacer un castillo de arena, caminar de la mano o jugar en los columpios. Cuando dejeis de comportaros como niños, comprad una caja de condones.

72)
Vete a probar algo de comida que nunca hayas probado (sí, hay vida más allá del Kit kat, quien lo hubiera dicho): India, paquistaní, japonesa, klingon. Descubre que como una buena chuleta con patatas, nada.

73)
Apréndete cientos de chistes de ésos libros de 6 euros (“Chistes de leperos”, “Chistes machistas”, “Chistes para tu abuela”, “Chistes para antes de suicidarte”) y cuéntaselos a tus amigos. Después del clásico “¿Está Agustín? –No, estoy incomodín” descubrirás que no tener ni series ni amigos no ha sido tan buena idea después de todo.

74)
Entra en una iglesia en calzoncillos en mitad de la misa y declara el día del Aforo Máximo. Si no creas una nueva religión, por lo menos desbancarás a tu perro en los videos más vistos de Tutubo.

75)
Da clases para ser un ninja. Probablemente no llegues a ningún lado, pero todos hemos querido alguna vez dar saltitos ridículos pegando grititos agudos. Ahora, además, todas nuestras técnicas de combate (lease: Patada y puñetazo) acabarían en “No jutsu”. Que mola como veinte veces más que “Patada”, e igual ligas con algun/a narutard

76)
Juega a esos juegos de mesa que siempre has dicho que has jugado por no quedar mal pero que no sabes ni qué tienen dentro de la caja. Risk, Twister, Tabú, Party & co, Monopoly… todo sea por ampliar cultura, oiga. Y recuerden que el Twister es, posiblemente, el juego más erótico de la historia. Corran a comprarlo éstas navidades…y cuidado si se juega en familia. Tener a tu prima adolescente-buenorra en una posición de esas tiene que ser de todo menos agradable.

77)
Sal a la calle y fotografía todo lo que se mueva. Enséñale las diez mil fotos diarias a tus amigos y quédate sin amigos. Súbelas a deviantart y descubre que la gente te adora siempre y cuando tú les adores previamente a ellos. Ah, la magia de la fama, siempre tan suya.

78)
Vete a cantar a un karaoke todas las noches los opening de tus series favoritas. Si tienes suerte, el dueño te regalará el Singstar para que no vuelvas a darle el coñazo con Scrubs. ¡Eh, un juego gratuito! ¿Quién dijo que la huelga no traía cosas positivas?

79)
Coge la lista de las cien mejores películas de la historia del cine y empieza a verlas una tras otra. Eh, sólo habeis tenido que esperar 79 consejos para encontrar uno realmente útil. Esto no es lo que era, Randy dimisión.

80)
Haz llamadas perdidas a la gente cuando te aburras en vez de ponerte un episodio de Anatomía de Grey. Seguro que todos tus amigos entienden que a las tres de la mañana estés falto de cariño y te lo agradecen con un gran, gran abrazo. De esos que te salen los intestinos por la boca. Qué bonita la amistad, tú.

81)
Afánate y entrena para tener poderes jedis. Cuando consigas hacer que tu madre cambie la cena con un simple movimiento de tu mano, ve a EEUU y resuelve la huelga. Después métete en política, domina la mente de la gente y conviértete en el amo supremo del universo. Exige saber el final de Lost y que en la serie de televisión de High school musical la chica mona de las gafitas salga continuamente desnuda. Todos te querremos y aceptaremos como dueño de nuestros destinos.

82)
Haz esa cosa que siempre te recomiendan después de varios meses sin sexo (dios mío, ¿estoy comparando el sexo a las series de TV?): Come chocolate. Después de comer tanto chocolate como sexo quisieras tener, ponte a regimen. Vete al gimnasio y conoce allí a la mujer de tus sueños. Tened sexo loco hasta que ella se vaya con otro ex adicto al chocolate. Tras meses sin sexo vuelve a caer y comienza un extraño ciclo vital.

83)
Ve a Hollywood con tu sueldo de mileurista, súbete en una caja de cartón y habla de esos pobres niños cuyo único objetivo en la vida es acabar de ver Caso abierto. Háblales a los guionistas de corazón a corazón, hazles ver que la huelga sólo engendrará odio y antipatía en los corazones de la gente. Cuando después te enseñen su cuenta bancaria, coge una pancarta y únete a ellos.

84)
Mírate 24 al revés por si te has perdido alguna intrincada referencia, alguna muerte gana al ponerla como si la bala saliera de la cabeza y estate al loro con los mensajes satánicos de Jack Bauer. Por si acaso, pinta una estrella de cinco puntas y colócate en el medio mientras Jack salva terroristas y anda hacia atrás. Un mundo tan extraño no puede ser bueno.

85)
Explícale mal a alguien de tu familia con más años que tú lo que significa “Tostar un CD”, “Introducir puerto USB” o “Navegar en la web”. Cuando la casa esté en llamas por un CD mal metido en la tostadora, tu abuelo esté en el puerto con un cable y tu padre navegando en un yate llamado Web, planteate si es buena idea engañar a la gente con tonterías.

86)
Diviértete haciendo la zancadilla a la gente y riendo después. Sí, pasamos del humor inteligente de How I met your mother a esto. Si es que definitivamente nos merecemos todas las Matrimoniadas que nos vengan.

87)
Apréndete todas las canciones de High school musical, entra en un instituto lleno de quinceañeras y cántalas al más puro estilo Zac Efron. Igual ligas y todo. Seguro que has hecho cosas peores. ¿Alguien dijo Cantar 7:35 de la mañana en un bar repleto de gente?

88)
Atate a una silla pon un cartucho de dinamita con cuenta atrás de cinco días, y mándale el video a los mandamases de Hollywood para que la huelga acabe o tú explotarás en cachitos y perderán un espectador. Bueno, un tío que se lo baja al día siguiente por Intern…uh…casi que rezaría porque Dani Martín te rescatara. Pero si se pone a bailar, pégale, por el bien de todos.

89)
Siéntate en un banco a quejarte de la juventud. Oh, dios mío, mientras lo escribía en plan paródico me he dado cuenta de que yo ya hago ésto. Se me acaba de caer el alma al suelo. Denme prozac, por favor, quiero morir.

90)
Escribe un manual de autoayuda para sobrevivir en éstos duros momentos. Eh, sin coñas, hoy por hoy tendrías mil ejemplares vendidos casi seguro. Estamos así de enfermos.

91)
Pasa días enteros tirando tus dados de veinte caras y mirando cuáles sacan mayores aciertos y cuáles mayores pifias. ¡Conviértete de la noche a la mañana en un jugador de rol con problemas psicológicos! ¿No has querido nunca ser “ese tío” en las convenciones? ¡Sé el tío raro de los tíos raros! ¡Uo!

92)
Crea un fabuloso héroe de cómic y presentaselo a Marvel. ¿Qué te parece El hombre barbudo? ¿El saltamontes? ¿Los Hombres rata? ¡¡Nunca se sabe quién se le puede meter a Spiderman por el medio!! ¡Quizá pueda ser tu horroroso personaje hecho en medio minuto! ¿No te hace ilusión? (y la única respuesta posible es “psà”. Lo sabeis)

93)
Coge las Barbies de tu hermana y ponles voces para que escenificar un capítulo de Friends. Nancy puede ser Phoebe, Barbie morena Mónica y alguna Bratz Rachel. Los tres Ken (son todos iguales) que hagan el papel de chicos. ¡Que empiece la diversión!

94)
Sal por las noches e intenta pensar en todo momento lo bien que te lo estás pasando. Bailar es divertido. Je, je, toma más gasolina dice. Cinco minutos después, vuelve a casa llorando. Lo has intentado, lo has intentado.

95)
Canta por la calle la canción del pirata de Lazytown. Sí, sabes cual es, posiblemente la canción más pegadiza de la historia. Haz que toda tu ciudad la cante con alegría por la calle. Sí, vale, parece una tontería, pero tú sólo imagínate a Gallardón en el congreso cantando por lo bajinis “Yar-har-fiddle-dee-dee”. TIENE que merecer la pena.

96)
Preséntate a castings de películas y series españolas. Peor que Jorge Sanz y compañía no vas a ser.

97)
Planteate en éste mismo momento: ¿De qué trataba exactamente ésta lista de estupideces? ¡Ajá! ¡Ya te has olvidado! (igual que yo, vale) Ya sabes, cada vez que tengas mono de ver series, te vienes, te lees esta sarta de estupideces y te olvidas de qué demonios era éso de una serie de televisión.

98)
Ver series para preescolares en canales que a nadie le importan (Cartoon network, Nickelodeon, etc). Sus guionistas no hacen huelga porque no están acreditados en la WGA y nadie les considera como tales. ¡Viva! ¡Ya podrán disfrutar de las divertidas aventuras de un oso de peluche gigante enseñándoles a contar hasta diez! Teniendo ésto, ¿quién necesita Mujeres desesperadas?

99)
Tirar piedras a ardillas. Eh, amigos, ésto es lo que pasa cuando te quedas sin ideas justo al final y tienes que tirar de amigos por el messenger. Que te dicen que tires piedras a ardillas, algo que, sin duda, te hará olvidar todos tus problemas. Mh, bien mirado…

100)
¡¡Señor NBC!! ¡¡Míreme, soy un hispano minimamente culto, mi cuate!! ¡¡Puedo hacer series a mínimo precio sólo por el placer de hacerlas!! ¡¡Y pondré tetas!!
¡De verdad has llegado hasta aquí leyéndolo todo? WOW!

4 exégesis:

maria mgd dijo...

aLomeJor me lo leo...
cLAro q si

(:

hostias chema... me lo he leido.

por que? por el magico poder que tienen los domingos para aburrirme.

Juan dijo...

emm....sí, un poco largo si q era...(por supuesto que no me lo he leido entero).

Un saludo!!

FJ.MJ dijo...

Alguien se ha leído esto?